Jugadores ecuatorianos han registrado denuncias por violencia intrafamiliar

Date:

El caso de Violencia intrafamiliar, mancha en el ambito del futbol, hay varias denuncias de jugadores ecuatorianos que inciden en este delito, en el reciente caso de Cristhian Noboa con su pareja Kevian Cazo. hechos de violencia que tambien son parte de ‘hinchas’ dentro y fuera del estadio, directivos, futbolistas dentro de cancha, y más recientemente, en su intimidad. El acontecimiento de Noboa no es el único que ha tenido relevancia en el ámbito internacional, pues existen otros ejemplos de este comportamiento.

Un caso que sonó mucho fue el de Renato Ibarra es el más cercano a nosotros pues es un compatriota, el entonces jugador del América de México, fue acusado de violencia intrafamiliar después de golpear a su esposa Lucely Chalá, quien estaba embarazada de su hijo. El jugador fue detenido el 5 de marzo del 2020 con los cargos de tentativa de aborto y feminicidio. Luego de siete días, y una segunda audiencia, el jugador salió libre y con los cargos descartados por lo que solo se le acusó de violencia familiar.

Ibarra llegó a un acuerdo para quedar absuelto de todo cargo en su contra donde tuvo que tomar un curso de contra la violencia familiar, pagar un departamento de 8 millones de pesos mexicanos, una pensión, y una medida de restricción en la que no se puede acercar a Lucely Chalá.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Share post:

Subscribe

spot_img

Popular

More like this
Related

“Lávate la boca”: hija de Fernando Villavicencio arremete contra presidente López Obrador por sus declaraciones sobre el magnicidio

Amanda Villavicencio, hija de Fernando Villavicencio, excandidato presidencial de Ecuador...

India el país con mayor consumo de Youtube en el mundo.

India con más de 460 millones de usuarios, es...

Tensión diplomática entre Ecuador y México por el tema Jorge Glass.

Violentada la sede de la embajada mexicana en Quito...

Las Auditorías Express.

Abril 2024 - Escrito por: Pablo Andrés Guerra* En días...