Hallan un fragmento de un Evangelio de 1.750 años de antigüedad en el Vaticano.

Date:

Un investigador de la Academia Austriaca de Ciencias (ÖAW) ha descubierto un fragmento único de una traducción del Nuevo Testamento de hace 1.750 años en la Biblioteca Vaticana. Encontradas ocultas en un manuscrito dos veces reinscrito, las dos páginas corresponden al capítulo 12 casi completo del Evangelio de Mateo, según declaró el experto medieval Grigory Kessel. 

Se trata del único resto conocido de un cuarto manuscrito que atestigua la versión en siríaco antiguo y ofrece un acceso único a la transmisión muy temprana de los textos evangélicos, dijo el ÖAW. El siríaco es un dialecto arameo que surgió en el siglo I d.C. a partir de un dialecto arameo local. Fue importante en los textos literarios y religiosos cristianos.  «La tradición del cristianismo siríaco conoce varias traducciones del Antiguo y del Nuevo Testamento», afirma Kessel. «Hasta hace poco, solo se conocían dos manuscritos que contuvieran la traducción siríaca antigua de los Evangelios»

Mientras que uno de ellos se conserva ahora en la Biblioteca Británica de Londres, otro se descubrió como palimpsesto en el monasterio de Santa Catalina, en el monte Sinaí. Los fragmentos del tercer manuscrito se identificaron recientemente en el curso del «Proyecto Palimpsestos del Sinaí», según el comunicado del ÖAW.

Según la academia, la traducción siríaca fechada fue escrita al menos un siglo antes que los manuscritos griegos más antiguos que se conservan. El capítulo fue traducido en el siglo II o III, y entre otras cosas trata del comportamiento en el día sábado. «En aquellos días, Jesús caminaba por los maizales en sábado», dice un pasaje. «Sus discípulos tenían hambre, arrancaron espigas y comieron de ellas. Los fariseos lo vieron y le dijeron: ‘Mira, tus discípulos están haciendo algo que está prohibido en sábado'». 

Hace unos 1.300 años, un escriba de Palestina borró el Evangeliario original inscrito con el texto siríaco, según descubrió la academia. El pergamino escaseaba en el desierto en la Edad Media, por lo que a menudo se reutilizaban los manuscritos.  «Grigory Kessel ha hecho un gran descubrimiento gracias a su profundo conocimiento de los textos siríacos antiguos y de las características de la escritura», añadió Claudia Rapp, directora del Instituto de Investigación Medieval de la Academia Austríaca de Ciencias. «Este descubrimiento demuestra lo productiva e importante que puede ser la interacción entre las modernas tecnologías digitales y la investigación básica cuando se trata de manuscritos medievales».

fuente: dw.com

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Share post:

Subscribe

spot_img

Popular

More like this
Related

Policía Nacional busca indicios del asesinato de la funcionaria Claudia Martínez ocurrido en Portoviejo

La Policía Nacional investiga el asesinato de Claudia Martínez,...

Consejo de Europa adoptará el primer tratado internacional para regular la IA.

El Consejo de Europa, que agrupa a 46 estados europeos (27 de ellos...

Siete asambleístas en el listado de baja ocupación en curul, según Observatorio Legislativo

Siete asambleístas aparecen en el listado de quienes tienen una baja ocupación...

Restaurante quiteño en la lista de los 101 Mejores Restaurantes de Carne del Mundo

La prestigiosa lista “World’s 101 Best Steak Restaurants” presentó...